Depresión post-vacacional

Empezamos el mes más triste del año, al menos para mí. Ese mes en el que se acaban las vacaciones, el buen tiempo, los días de playa, las largas tardes de sol. En definitiva, todo lo bueno. Pero por primera vez, este año me he planteado no entrar en depre post-vacacional. Me niego a ser una triste. Me niego a entrar en esa espiral en la que nos metemos voluntariamente todos los seres humanos cuando tenemos que volver al trabajo. ¿Y por qué me niego a entrar? Porque incluso esto tiene su lado positivo. El hecho de tener depresión post-vacacional significa que tenemos trabajo. Nada menos. El hecho de que tengamos que volver de las vacaciones significa que nos hemos podido ir. Nada menos. Al pueblo, a otro país, a la playa o donde hayamos podido ir. El hecho de que nos quedemos encerrados en casa porque el tiempo no acompaña significa que tenemos casa. Nada menos. Miles de personas han exiliado de un país en guerra y buscan desesperadamente un sitio donde refugiarse. No nos olvidemos de eso. Hay un hombre viendo en todos los medios de comunicación la imagen de su hijo de 3 años muerto a orillas de la playa. No creo que haya nada más terrorífico que eso.

depresión post vacacionalAsí que he decidido sonreír. De hecho, llevo toda la semana sonriendo. Porque soy una afortunada. Y porque yo lo valgo, como la del anuncio. Porque sé que todos tenemos muchas oportunidades esperándonos ahí fuera y para conseguirlas solamente tenemos que sonreír. Porque cuando sonreímos, terminamos riendo. Cuando reímos, dejamos de quejarnos. Cuando dejamos de quejarnos, también dejamos de compararnos. Cuando dejamos de compararnos, dejamos de criticar a quienes nos rodean. Y cuando dejamos de quejarnos, compararnos y criticar, empezamos a ser positivos. Y en consecuencia felices. ¿No creéis que vale la pena al menos intentarlo?

Que estos días de vacaciones te hayan servido para tomar perspectiva. Para ver las cosas desde otro punto de vista. Nada es tan malo como crees ni eres tan desgraciado como piensas. No estás teniendo tanta mala suerte en la vida cuando tus quejas son acerca de lo mucho que trabajas. Y si no has tenido vacaciones, también te tiene que servir para ver lo afortunado que eres. Mira a tu alrededor. O frente a ti. Porque esa persona que tienes tan cerca de ti , puede que desee estar en tu lugar. Puede que lleve años desempleada. O puede que esté librando una batalla para poder salir de su país. Enciende la tele y pon las noticias y cuando veas que no eres tan desgraciado, empieza a sonreír.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s