Toxicómanos

Quiero dedicar el mariposas de hoy a todas esas personas tóxicas que se nos cruzan en la vida. A esas personas que solamente nos aportan cosas malas, nos hacen sentir mal e incluso consiguen sacar lo peor de nosotros mismos. A esas personas amargadas, enfadadas con el mundo. A esas personas que tienen vidas insignificantes y que necesitan llenar quitándosela a los demás. A esas personas que no saben valorar a quienes tienen a su alrededor. A esas personas miserables sin empatía alguna. A esas personas que, en definitiva, hacen daño. A vosotros.

Hacéis daño porque golpeáis donde más duele, y lo sabéis: en nuestra propia autoestima. Nos hacéis caer en lo más profundo haciéndonos creer que no servimos para nada. Sois incluso capaces de hacer caer en una depresión a la persona con quien la habéis tomado. Pero yo, que soy más inteligente que vosotros, soy capaz de ver el por qué de vuestro comportamiento. Queréis que caigamos, sí. Pero queréis que caigamos porque allí abajo es donde os encontráis vosotros. Solos. Y no queréis estarlo. Queréis que todos nos sintamos como vosotros. Miserables. Creéis que no tenéis nada, pero yo, que soy más inteligente, insisto, sé que sí tenéis algo que lleváis siempre con vosotros mismos. Se llama autoestima baja. Sois conscientes de vuestras limitaciones. Y por eso necesitáis hacer daño. Si veis que os superamos en inteligencia, haréis lo posible por hacernos creer que somos necios. Si veis que os superamos en habilidades, haréis lo posible por hacernos creer que somos unos inútiles. Y así en todo.

He pensado en haceros cambiar de actitud, pero eso es algo difícil, porque sois toxicómanos. Al igual que un drogadicto no puede salir de la droga si no es porque él realmente lo quiera, vosotros tampoco podréis cambiar vuestra forma de ser, a no ser que estéis dispuestos a mejorar. No os puedo hacer cambiar porque solamente vosotros sois los que debéis reconocer que estáis hundidos para poder salir a flote. Pero no os justifico, porque vuestros golpes duelen. Y mucho.

Sois muchas las personas tóxicas que vais andando por la vida sin reparar en el daño que vais haciendo. Y como el más radical virus, vais contagiando a personas nobles con las que os encontráis convirtiéndolas también en toxicómanos. Y poco a poco os vais reproduciendo. Pero todavía queda en el mundo gente que no se deja contagiar. Personas que todavía creemos que con actos bondadosos se consiguen muchas más cosas. Y que el bien triunfará sobre el mal. Y creemos en los finales felices. Será que Disney me ha hecho mucho daño, pero aún así confío en ello.

Incluso cuando crees estar hundido, quien crees que está por encima de ti, está más hundido que tú.
Incluso cuando te sientes totalmente hundido, quien crees que está por encima de ti, está más hundido que tú.

Sé que no soy la única que debe lidiar con personas tóxicas como lo sois vosotros. Somos muchos los que os tenemos que aguantar. Así que mientras llega el final feliz, mientras continúa la lucha en la que tenemos que lidiar con vosotros, mientras seguimos esquivando vuestros golpes, nos quedamos con la esperanza de saber que la batalla que estáis luchando no es contra nosotros, sino contra vosotros mismos. Desde mi posición de persona feliz, os deseo buena batalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s