Sant Jordi y cómo ha cambiado el cuento

untitled2Hoy es un día especial para todos los catalanes y catalanas y en contra de lo que el resto de España cree, hoy se trabaja. Estamos hablando de la fiesta popular de Sant Jordi. Fiesta bonita donde las haya. Flores y libros inundan Barcelona. Gitanos y gitanas, comerciantes natos, montan sus puestos dispuestos a vender todas sus rosas. Escritores y escritoras salen a la calle para tener contacto directo con sus lectores y, ya de paso, firmar libros. Pero eso no es lo más bonito de Sant Jordi. Lo mejor de esta fiesta es ver cómo ha ido evolucionando a lo largo de los tiempos. ¿Que no conocéis la historia? Os hago un resumen:

Cuenta la leyenda, que a las afueras de un pueblo medieval catalán, vivía un malvado y hambriento dragón dispuesto a devorar al pueblo entero. El rey, preocupado por la situación, decidió escoger por sorteo a una persona del pueblo cada vez que el dragón tuviera hambre y así parar el golpe. Desgraciadamente, un día le tocó a la princesa, su hija, y al rey no le quedó otra que entregarla al dragón. Pero qué suerte tuvo la pobre y desvalida princesita que, cuando el dragón estaba a punto de devorarla, apareció un apuesto y valiente príncipe, llamado Sant Jordi y con su viril espada se lo cargó clavándosela en el corazón. De la herida del corazón salió un gran chorro de sangre que cayó al suelo y del que creció un hermoso rosal.

untitledY de ahí lo de las rosas y libros. La tradición dice que el chico debe regalar una rosa a su chica y ésta a su vez, regalarle un libro a él. Flores para ella, cultura para él. Pero los catalanes hemos sabido cambiar la tradición y adaptarnos a los nuevos tiempos. Nada de cultura solo para ellos. Nosotras también leemos. Y nada de princesas desvalidas, valientes príncipes y cuentos dignos de Disney. Tenemos versiones del cuento para todos los gustos. Princesas que matan al dragón. Dragones que se enamoran de la valentía e inteligencia de la princesa, etc. Y es que los tiempos están cambiando. Como lo hacen también las versiones de los cuentos de toda la vida. Solamente hay que echar un vistazo a Holywood para ver a una Blancanieves luchadora o una Cenicienta con un papel más activo que pasivo.

Y eso es lo bonito de nuestra fiesta. La evolución de nuestro cuento. Así que, seáis de la versión que seáis, os deseo a todos una “Bona Diada de Sant Jordi”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s