El caso del león come gamba

Los programas de cocina están de moda. Master Chef, Pesadilla en la cocina, Top Chef y un largo etcétera de otros programas americanos inundan la parrilla televisiva. Nunca he sido muy dada a los reallity shows y si a eso le añadimos que no me gusta cocinar, os podéis hacer una idea de la de veces que he visto este tipo de programas. Sin embargo, Youtube me mandaba un mensaje esta mañana recomendándome una serie de videos, entre ellos el del caso de Alberto, un joven muchacho al que se le truncaron sus sueños al ser expulsado de Master Chef.

Alberto había ideado un plato con una patata mal cocida, por no decir cruda, imitando la cabeza de un león. A esto le añadía una gamba que estaba siendo deborada por la cabeza del león. El plato era ridículo como el que más. Después de ver el vídeo, me quedé echa polvo. Y no por el mediocre plato que había cocinado el muchacho, sino por la actitud de los que lo juzgaban. Frases como “esto es una mofa”, “en mi vida he visto una marranada como ésta y tú, que me la intentes colar”, “esto es un insulto para mi inteligencia” salían de la boca de los que dicen llamarse profesionales de la cocina. Y sí, profesionales en su sector serán un rato, pero inteligencia emocional deben tener bien poca. Cualquier persona medianamente empática se habría dado cuenta que el muchacho hizo ese plato con toda la buena intención del mundo. Y lo peor de todo es que, en la entrevista posterior, Alberto no solamente se hunde sino que le termina dando la razón a los jueces. Aquí podéis ver el vídeo:

Y esto me hizo pensar. Master Chef es un reflejo de la vida misma. Porque en la vida, como en los programas de cocina, siempre hay quien actúa queriendo sacar lo mejor de sí mismo y quienes juzgan sin entender sus intenciones. Y siempre hay quien cree que cuando alguien comete un error, ha sido intencionado y le castiga en vez de enseñarle a mejorar. Se cree el ladrón que todos son de su condición. Pero nada más lejos de la realidad. Son muchas las ocasiones en las que todos, absolutamente todos, cometemos errores en nuestras vidas pensando que estamos haciendo lo correcto. Pero tristemente, algunos no lo ven así. Vivimos en un mundo en el que no se pueden cometer errores porque a la mínima de cambio te castigan o se mofan de ti, como es el caso del pobre Alberto que, como dice en la entrevista, ahora solamente quiere esconderse en un pozo durante dos años. Y lamentablemente, en esas estamos. Viendo cómo los que se burlan de Alberto ganan la batalla en una sociedad podrida por la ignorancia y el mal hacer. Porque mientras haya gente con buenas intenciones siempre habrán necios que se burlen de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s