Y de pronto… mi teoría se desmorona

Empatía es lo que pocos afortunados tienen. Empatía es esa inteligencia emocional que algunas personas con mil carreras universitarias, doctorados y masters no conseguirán jamás por muchos estudios que tengan. Ver más allá de sus narices es algo que no han experimentado nunca. Entender que sus actos pueden hacer sufrir a otros, no es algo que puedan concebir. Hacen, deciden y actúan sin tener en cuenta a los demás. Sin tener en cuenta la historia que hay detrás de cada persona.

No es más listo el que más preparación académica tiene. Como tampoco es más rico el que más dinero tiene. Se puede ser muy inteligente emocionalmente hablando. Porque hay varios tipos de inteligencia, por si no lo sabíais. O eso dice la teoría de las Inteligencias Múltiples del psicólogo Howard Gardner. Según dice, cada uno de nosotros tenemos un tipo de inteligencia más desarrollada que otra. Existe la inteligencia lógico-matemática, la inteligencia musical, etc.  Yo me quedo con la inteligencia emocional. Aquella que te hace ponerte en el lugar del otro. Pero, ¿que hacemos con aquellas personas que no la tienen? ¿Los damos por perdidos? Hasta ahora creía que no. Porque no es que sean tontos, es que tienen esa parte de su cerebro poco desarrollada. Porque si les damos de lado, su poca empatía se agravará. Porque es más fácil destruir que crear. Porque es más cómodo no pensar en cómo se pueden sentir los demás. Lo difícil es aprender. Aprender de nuestros malos actos o malas palabras. Prefiero enseñarles que para aprender de un error se ha de ser lo suficientemente humilde para aceptarlo, lo suficientemente inteligente para enmendarlo y lo suficientemente maduro para aprender de él. Hasta ahora creía que una persona con poca inteligencia emocional podía aprender. Y entonces llegan unos terroristas y se cargan a doce personas en el Charlie Hebdo. Y entonces mi teoría se desmorona.

charlie hebdo
Imagen extraída de “El Jueves”

¿Y ahora qué hago? ¿Cómo justifico lo que han hecho estos degenerados? No puedo justificarlos de ninguna de las maneras porque no hay justificación alguna. Ni religiosa, ni política. Porque lo que hicieron no tiene nada que ver con creencias religiosas. Si no, que se lo digan a los miles de musulmanes que salieron a la calle a manifestarse en contra del terrorismo. Entonces, ¿qué me queda? No puedo decir que los que irrumpieron en el Charlie Hebdo carecieran de empatía. Tengo grabado a fuego la imagen del policía que mataron a sangre fría en medio de la acera y eso no es carecer de empatía. Eso no es tener poca inteligencia emocional. Eso no es tener poca humanidad. Eso es no tener absolutamente NADA. Así que con estos no puedo. No puedo justificarles y decir que se hubiera podido arreglar su poca inteligencia emocional. Quizás por eso, porque sus cabezas, corazón y alma ya no tenían solución, ya no están entre nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s