Regalo de Navidad

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, dice el villancico. Hoy todo el mundo se reúne con su familia en sus confortables casas y comen hasta no poder más, mientras cantan, beben, ríen sonoramente y esperan a que Papá Noel aparezca por sus balcones. Hoy todos son felices menos ella.

Sentada encima de unos cartones que le protegen del frío suelo, mira las luces azules de Navidad que cuelgan en la calle principal. Este año el ayuntamiento se ha decidido por unas grandes bolas que parpadean dejando un bonito reflejo en los edificios. Los vecinos del barrio aprovechan estas fiestas para iluminar sus balcones y así aportar su granito de arena en la decoración de esta gran ciudad. Hoy hay más gente que de costumbre por la calle. Todos andan apresuradamente cargados con las últimas compras navideñas. Todos quieren llegar pronto a casa para empezar con su celebración.

Agita su vaso de plástico para hacer sonar las pocas monedas que yacen en él. Es su forma de hacerse ver. Antes vendía pañuelos de papel. Ahora con la crisis, ni eso. Solo espera que alguno de esos transeúntes le mire por un momento, detenga su camino por unos segundos, meta la mano en su bolsillo y deje caer en el sucio vaso de plástico una mísera moneda que le sirva para tomarse un café con leche.

Recuerda cuando vivía en aquel modesto piso a las afueras de la ciudad. Cuando se quedó viuda, su vecina y mejor amiga la invitaba a la cena de Nochebuena que preparaba con los suyos. Ella también era parte de su familia, le decía. Cuando fue desahuciada, su amiga y vecina le ofreció cobijo, pero sabía que aquella obra de caridad tenía fecha de caducidad. Su vecina apenas podía llegar a fin de mes para mantenerse a sí misma y a sus tres hijos, así que un buen día, sin más, decidió coger las pocas pertenencias que le quedaban y se fue a vivir a la calle. Le escribió una nota en la que le mentía sobre su paradero. Su vecina y amiga siempre creería que ella se había ido a vivir al pueblo con una sobrina-nieta lejana. Ahora, desde el peldaño de un Burger King en plena Rambla Cataluña, desea más que nunca no haberle mentido a su amiga. Hoy, necesita que esta Nochebuena sea buena de verdad. Hoy su orgullo ha desaparecido sin dejar rastro y la desesperación ocupa su lugar.

Regalo de NavidadSuspira recordando tiempos mejores e intenta centrarse en ellos para olvidar su realidad. Cierra los ojos con fuerza para olvidarse del frío, de los transeúntes que pasan a su lado sin reparar en ella, del olor que desprenden las hamburguesas de ese local, del dolor de su trasero al llevar tantas horas en el suelo. Intenta olvidarse de todo. Recupera las fuerzas y vuelve a abrirlos. Vuelve a agitar su vaso hasta que uno de esos transeúntes le mira por un momento, detiene su camino por unos segundos, mete la mano en su bolsillo y deja caer algo en el sucio vaso de plástico. Esta vez no se trata de una moneda para un café con leche. Esta vez hay algo que pesa más. Sorprendida, asoma la cabeza y sus apagados ojos descubren unas llaves. Frente a ella, unos pies. Levanta la mirada y descubre a la dueña de esos viejos zapatos.

– Feliz Nochebuena, vecina. –le dice su vieja amiga. –Aquí  tienes tu regalo de Navidad. Y como regalo que es, está en tus manos que lo aceptes o no. Tu plato de comida y tu cama te esperan en mi casa.

Emocionada, se levanta con dificultad de los cartones que le protegen del frío suelo. Abraza a su amiga con fuerza para convencerse a sí misma que es real. Saca las llaves de su viejo vaso de plástico y sonríe esperanzada. Es hora de volver a casa por Navidad.

 

Anuncios

1 Comment

  1. Triste pero esperanzador…lo alarmante es que esta escena cada vez más frecuente no siempre tiene igual respuesta…y la mayoría mira hacia otro lado. Muy bien narrado Cris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s