Si el día tuviera 48 horas

Si el día tuviera 48 horas, los lunes serían menos pesados, disfrutaríamos el domingo al máximo, el sol alegraría nuestros días durante más horas y llenaríamos las noches de verano de muchas más historias inolvidables. No existiría la frase “no tengo tiempo para nada”.

Si el día tuviera 48 horas, podría trabajar entre semana y a la vez hacer vida social. Si el día tuviera 48 horas, mi casa siempre estaría impecable. Cocinaría platos elaborados y me olvidaría de la verdura de bolsa, de la carne que se hace “vuelta y vuelta” y de los platos pre-cocinados. Si el día tuviera 48 horas, vería a mi familia más a menudo. Me subiría a mi coche e iría a ver a aquellos que viven lejos. Quedaría con mis amigas cada día para tomar café y ponernos al día de lo que hemos hecho en nuestra larga jornada. Iría al cine entre semana. Leería y escribiría mucho más. Me apuntaría a muchas más clases de baile. Iría siempre bien arreglada. Visitaría más tiendas de decoración buscando ideas para mi casa. Si el día tuviera 48 horas, tendría más de una profesión. Porque yo no soy solo publicista. También soy escritora, bloguera, peluquera, bailarina, tertuliana, consejera de moda, decoradora de interiores, fotógrafa, diseñadora gráfica y un sin fin de profesiones más que me gustaría ejercer si tuviera más tiempo.

Pero el día solo tiene 24 horas. 24 horas que hemos de aprovechar al máximo. El tiempo es el bien más preciado que tenemos y el único que no podemos controlar. Un día sin disfrutar es un día perdido. No volverá jamás. Los días pasan, queramos o no. Tenemos la opción de usar nuestro tiempo con inteligencia o malgastarlo. Está en nuestras manos elegir qué hacer con él.

Mariposas de CrisDicen que no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Si tuviéramos la oportunidad de tener un día de 48 horas y luego nos lo quitaran, valoraríamos más nuestros días de 24 horas. Entonces, solo entonces, entenderíamos cuán importante es nuestro tiempo. El día tan solo tiene 24 horas, no las desperdiciemos en cosas inútiles que no nos aportan ningún valor. Disfrutemos de esas 24 horas que se nos brinda cada día. Seamos inteligentes y utilicémoslas como mejor creamos. Tengamos prioridades. Aprovechemos nuestro poco tiempo libre que nos queda para llamar a aquella amiga a la que hace tiempo que no vemos. Ya pondremos la lavadora otro día. Utilicemos nuestra juventud para disfrutar, nuestra madurez para encontrarnos a nosotros mismos y nuestra vejez para mirar atrás y poder decirnos: me siento orgulloso/a de la vida que he llevado. No nos agobiemos si no llegamos a todo. Simplemente prioricemos. Porque el día solo tiene 24 horas. Porque solo tenemos una oportunidad para disfrutar de ellas. Porque el tiempo vuela. Y porque al fin y al cabo, se trata de algo muy sencillo: disfrutar viviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s