El Amanecer del Planeta de los Simios

el amanecer del planeta de los simiosEste fin de semana me he visto arrastrada al cine a ver una de esas típicas películas que estaban de moda hace cuarenta años y que vuelven a la gran pantalla mucho más modernas y con mejores efectos especiales: El Amanecer del Planeta de los Simios. No me apetecía nada verla, para ser sincera, y menos cuando al parecer es la continuación de El Origen del Planeta de los Simios, estrenada en 2011 y que en su momento no vi. Pero ésta es una de esas cosas que una hace por amor a su pareja. Hoy por tí, mañana por mi, se suele decir. Así que al entrar a la sala de cine, iba pensando en las mil y una maneras de escaquearme que podría utilizar. Ir a comprar palomitas era una de ellas, pero solamente me ocuparía unos diez minutos de mi tiempo, a lo sumo. El resto de ideas no hacían que pudiera estar mucho más tiempo fuera de la sala, así que, rendida, me acomodé en mi butaca y me dispuse a ver El Amanecer del Planeta de los Simios.

Lejos de ver al típico héroe que salva a la humanidad junto a la chica guapa a la que se liga al final de la historia, me sorprendí encontrándome con un buen argumento. Y yo, que soy muy dada a sacar semejanzas de las películas con hechos verídicos, me dispuse a buscarle una similitud a la historia de los simios con algo de la vida real. Y vaya si lo encontré. Al principio quise culpar a mi profesor de Comunicación Audiovisual de la universidad, que fue quien me enseñó a hacer estas cosas. Sin embargo, debo agradecérselo porque desde que aprendí a buscar similitudes en la ficción con la vida real, ya no veo las películas desde el mismo punto de vista que antes (un día de estos os explicaré la de motivos religiosos que hay detrás de Superman… me dejó alucinada).

Al contrario de lo que yo pensaba, en El Amanecer del Planeta de los Simios, se trata una temática muy preocupante hoy día: las guerras absurdas entre dos mundos que aparentemente son distintos, pero que existen miles de similitudes entre ambos bandos. Monos contra humanos o israelíes contra palestinos o rusos contra ucranianos, qué mas da. Unos se pelean con otros. Bombardean. Matan. Asesinan a sus semejantes porque creen que son diferentes. Hubo una escena en particular que me hizo estremecer. En vez de monos y humanos, vi a israelíes bombardeando a palestinos. Tal cual. Niños, adultos, ancianos, daba igual. Todos caían frente a los bombardeos. Y todo por la mala gestión de un líder egoísta que no merecía ese poder.

El amanecer del planeta de los simiosEn contrapunto, también se habla del buen hacer de unos pocos. De la sensatez que tienen. De las similitudes que encuentran entre ambos mundos. De su lucha por la paz y la conciliación. De su preocupación por la problemática sociológica y política que tienen. Estos personajes, los protagonistas de la cinta, son los que dan esperanza a que pueda haber un mundo mejor. Un mundo sin guerras. Son los que, durante toda la película, luchan por evitar el conflicto. Esperemos que en nuestro mundo, en el Planeta de los Humanos, todavía existan esos protagonistas que luchan por la paz y la conciliación. Porque solamente así, me alegraré de que a veces la realidad supere la ficción.

 

Anuncios

2 Comments

    1. Más allá de todo lo hollywoodiense que hay en la película, el argumento es bueno. Sorprende ver esa temática en películas de este calibre que, como bien dices, están hechas para gustar a todo el mundo. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s