La princesa que dejó de serlo

Sus verdes ojos me miran de arriba abajo prácticamente sin pestañear. Parece que he acertado con el vestido. Él tampoco está nada mal. Lleva la misma camisa blanca y traje gris perla de esta mañana cuando salió de casa para ir a trabajar en su importante empresa. Yo soy la hija de un multimillonario y mi vestido de corte imperio con una sola manga no dejan lugar a dudas que provengo de buena familia. Siempre nos han dicho que hacemos muy buena pareja. Un joven camarero me hace despertar de mis ensoñaciones cuando se acerca para tomarnos nota.

-Tomaremos como entrante la crema de otoño con huevo de codorniz y para continuar, tomaremos el confit de pato con salsa de naranja amarga. –sentencia él.

-Señorita, ¿usted querrá lo mismo? –me sorprende el camarero. No estoy acostumbrada a que alguien me pregunte por mis preferencias.

-Vamos a ver, muchacho –suspira mi novio acercando su torso a la mesa. –Cuando digo “tomaremos”, evidentemente, me refiero a ella y a mí.

-Disculpa. –intervengo ofendida. –No me has preguntado. ¿Qué te hace pensar que quiero cenar lo mismo que tú?

-Créeme, Natalia, es la mejor elección. Tráenos también el mejor vino que tengas. –dice devolviéndole la carta al camarero manteniéndome la mirada.

-¡No! –digo un poco más alto de lo que pretendía. –A mí tráeme agua, por favor. Resulta que soy alérgica al alcohol pero este señor ni siquiera le ha dado por preguntarme. –miento mirando al camarero.

De pronto, me fijo en el chico que nos está atendiendo. Tiene unos ojos negros como el azabache y saltones como los de un sapo pero que a la vez le hacen tener una mirada profunda. Me observa sorprendido como si yo fuese la primera persona que le mira a la cara en este restaurante.

– De acuerdo, traeré también una botella de agua – Veo cómo se le dibuja una tímida sonrisa en sus labios. -¿Alguna cosa más? –me pregunta sin apartarme la mirada.

–    No gracias. Muy amable. –le contesto devolviéndole la sonrisa.

– ¿Qué espectáculo es éste, Natalia? –me dice mi celoso novio cuando vuelvo a la realidad de mi mesa, de mi mundo. –Espero que sea la última vez que me dejas en evidencia. Esta vez ha sido delante de un insignificante camarero, pero espero que esto no vaya a más, no quiero encontrarme con que me dejas en ridículo frente a gente importante.

–    No sé si eres consciente que ahora el espectáculo lo estás dando tú. –le digo desafiándole con la mirada. –Mira a tu alrededor. No sé si te habrás dado cuenta, pero estás gritando y está todo el mundo mirándote.

–    ¿Hay algún problema con el servicio? –nos pregunta el Maître, que ha llegado hasta nuestra mesa sin que apenas nos hayamos dado cuenta.

–    Así es. –espeta mi novio. –Por culpa del descaro de uno de sus camareros, ésta señorita y yo hemos tenido que discutir. Espero que no vuelva a pasar, porque como imagino que sabrá, soy cliente VIP de este local.

–    No se preocupe, señor Sala, sabemos perfectamente quién es usted y tomaremos medidas al respecto.

Esto ya es el colmo. Encima culpa al chico de la mirada intensa. No aguanto más. Tiro con energía la servilleta encima de la mesa, me levanto sin mediar palabra y me voy de allí. Salgo a la calle y tomo aire fresco mientras pienso en cómo he llegado a esta situación. Hace tiempo que dejé de estar enamorada de él. Hace tiempo que ya no me trata como a una princesa. Me llevo la princesa que dejó de serloinconsciente la mano a mi vientre. Un pequeño ser crece dentro de mí y él no lo sabe. No quiero que lo sepa. Nunca lo sabrá. Según él, nuestra vida ya es perfecta tal y como está. Pero yo me estoy ahogando. Necesito escapar, irme lo más lejos posible de mi vida. De pronto, veo aparecer un taxi y me descubro parándolo con la mano. Subo al coche y sin pensarlo dos veces, pronuncio la frase: Al aeropuerto, por favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s