Me enamoré de ellas

Estaba impaciente por subir al tren y escapar. Llegar a destino para reencontrarme con ellas era lo único que me importaba. Sabía que nuestra relación era intensa y fuera de lo convencional, pero yo las amaba como si formaran parte de mi ser. Yo era de Barcelona, ellas de Pamplona y las añoraba mucho.

No era una relación normal, lo sé. Pero no se trataba de un simple capricho. Desde que las conocí hacía ya un año, no pude dejar de pensar en ellas. Me pasé el invierno deseando volver a verlas, pero no nos podíamos reencontrar tan pronto. Y eso me torturaba porque, quizás, sin ni siquiera quererlo, me habían encandilado. Mis amigos me decían que no yo no era el único que se había enamorado de ellas. Lo entendía, pero eso no hacía que dejara de echarlas de menos.

Cuando llegué a la estación de Pamplona, bajé nervioso del tren. Sabía que a la vuelta de la esquina las encontraría. Empecé a escucharlas y una sonrisa apareció de pronto en mi cara. Saqué el pañuelo y el fajín rojo de mi mochila y fui corriendo hacia ellas. Me envolvieron en un cálido abrazo. Ellas, las fiestas de San Fermín, me daban la bienvenida.

Relato presentado en el VI CERTAMEN DE MICRORRELATOS DE SAN FERMÍN
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s