Vivir de tus hobbies

Hoy es un día muy importante para ella. Se juega una carrera artística con esta audición. Entra en la gran sala con las piernas temblorosas. Frente a ella, tres personas sentadas a una mesa le miran fijamente esperando a que reaccione. La situación le recuerda a la escena final de Flashdance, una de sus películas favoritas. Pasan unos segundos que se le hacen eternos.

– ¿Qué has preparado? –un hombre con un traje marrón oscuro rompe el hielo.
– Voy a… a hacer una coreografía de… jazz – titubea mientras saca de su mochila el Ipod.
– Muy bien. Puedes empezar –le dice una mujer rubia muy elegante. Seguro que fue una gran bailarina de clásico en su juventud.

Conecta el Ipot al equipo de música y la melodía de Fama empieza a irrumpir en la sala. Justo en ese momento ella sabe que su vida puede cambiar en función de lo bien o mal que haga esta coreografía. Durante tres minutos ella se concentra en bailar. Nada más. Lo está haciendo considerablemente bien, pero ella sabe que hay mucha competencia. Muchos bailarines esperan en el pasillo a que ella acabe. Son muchos luchando por un sueño y solamente uno de ellos conseguirá el puesto. Cuando acaba, le dan las gracias y le dicen el típico “ya te llamaremos”. Y así, sin más, sabe que no le van a contratar. Mañana le toca volver a la oficina y a la vida real.

vivir de tus hobbiesBailar, cantar, actuar… hay cientos de profesiones que no te dan de comer. O eres una super estrella, o estás perdido. Es triste saber que hay mucha gente que no puede vivir de su vocación. Si tu vocación es ser médico, profesor, periodista, etc. sabes que tienes una oportunidad. Sabes que puedes hacerte un hueco en tu sector tarde o temprano. Sin embargo, hay profesiones vocacionales de las que uno no puede vivir. Hay mucha gente frustrada trabajando durante 8 horas (o más) en algo que no les llena y cuando llegan a casa, empiezan a trabajar de verdad en lo que les gusta y sin cobrar nada.

Ahora que estoy metida en el mundo de los blogs, lo veo más claro que nunca. Hay mucho talento por ahí suelto y desperdiciándose. Existen fotógrafos, diseñadores, ilustradores, bailarines, escritores etc. que son muy buenos en lo que hacen. Les dedican muchas horas a su vocación, o su profesión más bien dicho, y sin embargo no reciben ni un euro a cambio. ¿Por qué la sociedad es así? ¿Por qué no se valoran las profesiones artísticas o creativas? Puedes tener suerte y nacer con el don de ser un gran economista, pero también puedes nacer con el don de ser un buen cantante. La diferencia es que el economista podrá trabajar de lo suyo y se le valorará por eso. Sin embargo, el cantante tendrá que elegir entre arriesgarse y trabajar de lo suyo sin cobrar un duro (y además teniendo en contra a la sociedad) o frustrarse y terminar trabajando en una oficina gris.

Como ya os expliqué cuando lancé mi blog, en el post Mis Mariposas, cuando acabamos con una etapa de nuestras vidas, no acabamos con todo, sino que nos convertimos en otra cosa, al igual que los gusanos de seda que se convierten en mariposa. Pues bien, yo creo que todas esas personas que tienen vocaciones no convencionales y se dedican a otra cosa, son gusanos de seda que tienen que convertirse todavía en mariposas. Quizás yo todavía siga en mi capullo y tenga que convertirme en una mariposa escritora. Según me dicen muchos, se me da bien esto de escribir. Y qué queréis que os diga, ¡no me importaría para nada dedicarme a esto profesionalmente! Pero claro, se me olvidaba un pequeño dato. Ser escritora es una profesión no convencional que no te da de comer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s