¿Cómo reaccionarías si te despidieran?

No se si os he contado alguna vez el motivo por el que me despidieron. La editorial en la que trabajaba se vio obligada a hacer una reducción de personal. Nos despidieron a varios a la vez (aquello fue un drama). Es curioso cómo somos las personas. Podemos actuar ante una misma situación de maneras muy distintas en función de cómo te pille el cuerpo o en función de cómo seas. Os quiero contar los diferentes tipos de reacciones que veo en los desempleados que encuentro a mi alrededor (no solamente de mi antiguo trabajo, sino en general). No os preocupéis, compañeros, no pienso dar nombres. Por aquello del anonimato, más que nada. Allá voy:

1. El que quiere hacerlo todo y no llega a nada
Algunos se ven de pronto con un montón de tiempo libre que antes no tenían. Son inquietos y quieren aprovechar esta siuación para hacer cosas nuevas. Hasta ahí, todo perfecto. El problema viene cuando se quieren hacer tantas cosas que al final uno termina por no hacer nada. Eso es bastante fustrante porque no se ha llegado al objetivo que se quería. Para los que os veáis reflejados en esta situación, os aconsejo calma y organización para llegar a todo. Si te organizas, lo consigues.

2. El que no reacciona
Otros se encuentran con un montón de meses por delante antes de que se les agote la prestación por desempleo. El final del paro está lejos, así que ya se preocuparán más adelante. No es por malmeter, pero creo que ésta es la reacción más habitual en España. A los que todavía no os habéis puesto a buscar trabajo, os aconsejo que empecéis ya. Con calma, pero empezad. Contra más tiempo dejéis que pase, más pereza os dará poneros a buscar trabajo. No caigáis en la tentación de acomodaros. Los meses pasan muy rápido y cuando os deis cuenta, se os habrán agotado las ayudas.

Cómo reaccionarías si te despidieran

3. El que está más feliz que una perdiz
Hay personas a las que no les da miedo esta situación. Ven en ella una oportunidad para cambiar sus vidas. Les motiva hacer cosas nuevas, tener compañeros nuevos, nuevos retos y nuevos horarios. Están convencidos que encontrarán un trabajo en cuestión de días. A mi entender, ésta es la mejor actitud que se puede tener, siempre y cuando se tengan los pies en el suelo. Hay que ser conscientes de la cruda realidad. Hay mucha gente sin trabajo y las empresas se están poniendo muy duras a la hora de seleccionar a un candidato. Si no eres consciente de ello, el batacazo puede ser muy grande.

4. El que no levanta cabeza
Si, ya lo sé. Es muy triste esta situación. Y mucho más para aquellos que tienen que darle de comer a su familia. Pero ésa no es la actitud. No se consigue nada llorando por casa con el pijama puesto. Además, bajo la manta del sofá no se encuentra ningún trabajo, por mucho que se busque ahí. A los que estáis con esta actitud, solo puedo deciros que os animéis. Dicen que mal de muchos consuelo de tontos, pero pensad que somos muchos los que estamos en esta misma situación. Y esto, se os puede volver en vuestra contra, porque mientras os quedáis en casa llorando, los demás salimos a la calle a buscarnos un futuro. Somos vuestra competencia. Os podemos quitar un empleo en el que podéis ser válidos.

Ahora adivina, adivinanza… ¿sabéis decirme a qué grupo pertenezco? Y vosotros ¿a qué grupo pertenecéis o creéis que perteneceríais si os despidieran?

Anuncios

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s