Catalanofobia

Lo siento, mi blog no está pensado para hablar sobre estos temas, pero si no lo hago reviento. No quiero hablar de politiqueo, ni mucho menos, pero sí quiero hablar sobre sentimientos. Y como no puede ser de otra manera, os tengo que contar lo que siento cada vez que veo catalanofobia en los medios de comunicación.

Para empezar, me entristece la simple idea de que exista la palabra “catalanofobia”. ¿En serio es tan fuerte ese odio que tienen algunos españoles hacia los catalanes, que hemos tenido que inventar una palabra que lo defina? Llevamos muchos años luchando contra el racismo, la homofobia, el machismo… Llamadme ingenua, pero de verdad pensaba que estas cosas ya estaban superadas por la sociedad. Pensaba que un negro y un blanco podían trabajar juntos sin problemas; que un musulmán podía rezarle a su Dios sin necesitad de ser criticado por un cristiano; que un homosexual podía tener un amigo heterosexual sin que éste pensara que su amigo gay estaba enamorado de él; que en una familia los pantalones los llevaba tanto el hombre como la mujer. Creía que vivíamos en una sociedad moderna y civilizada en la que todos, absolutamente todos, eramos iguales. Tristemente, veo que no es así. No se si será por culpa de los políticos que tenemos o de la sociedad en sí, pero está claro que España está dividida. Y no me refiero a una división de estado, me refiero a una división de sentimientos.

Hace poco, vi en Facebook unas chirigotas de Cádiz donde criticaban a los catalanes. A mi se me cayó el alma al suelo cuando vi el vídeo. Me entristecí porque soy catalana (a mucha honra) y de padres andaluces (a mucha honra también), y ver cómo tus raíces pelean contra tu hogar, duele.

¿Porqué tanto odio hacia unos ideales? A mi entender, en esta vida hay que respetar la opinión de la gente. Si nos perdemos el respeto, ¿qué nos queda? Y lo digo tanto para un lado como para el otro, que no quiero poner a los catalanes como los buenos de la película. Que aquí dos no se pelean si uno no quiere. Siempre es lo mismo, unos atacan y  otros se defienden con más insultos. A veces empiezan unos, otras veces empiezan los otros. Respetémonos todos, seamos de la opinión que seamos. ¿Qué más da cuál sea mi orientación política, religiosa o sexual? Soy Cristina y punto. Esto me recuerda cuando los gays no se atrevían a salir del armario por miedo a la exclusión social, por miedo al qué dirán. Resulta que ahora estamos en las mismas. Si te declaras independentista, unos se te echan encima. Si te declaras no independentista, son los otros los que se te echan encima. De verdad, ya basta de guerras.

Eso sí, me vais a permitir que os diga a todos lo que no vivís en Cataluña que la realidad es muy distinta a la que os cuentan en los medios. Os aseguro que aquí nadie obliga a nadie a hablar en catalán. Los dos idiomas conviven en perfecta armonía. Y nunca, jamás, nadie te hablará en catalán si sabe que eres de fuera de Cataluña. Ni hemos echado nunca a ningún niño de clase porque pida ir al baño en castellano. A quien se le ocurrió semejante bulo, se coronó. Ni somos tacaños. Aquí nos invitamos a cervezas entre amigos sin ningún problema. Eso sí, no esperéis esas tapas gratis tan buenas que te ponen en los bares de Andalucía, aquí desgraciadamente las tapas se pagan. No nos sentimos superiores a nadie. Diferentes, sí. Pero es que lo somos. Somos diferentes como los gallegos lo son de los madrileños, o éstos de los andaluces. Cada zona tiene su cultura, esto es así en España y en el mundo entero. Tampoco nos pasamos el día hablando de independentismo. Es más, apenas se habla de ello, y no porque sea un tema tabú, sino porque verdaderamente pasamos bastante más del tema que los políticos. Al menos a lo que a mi alrededor se refiere. Debo decir, que al menos yo, estoy harta de ver en las noticias prácticamente a diario el mismo tema del independentismo. Como si no hubieran más preocupaciones hoy día… Esos que hablan por la tele, son los que hacen que nos tengáis ese odio tan profundo. Os invito a que vengáis a Barcelona y descubráis la buena gente que vive aquí. Además, ¡Barcelona es una ciudad preciosa para hacer turismo!

Y como este tema es tan y tan sensible, tengo que pedir perdón por si he ofendido a alguien, no se me vaya a lanzar nadie a la yugular. Mi intención no es crear guerra, sino crear paz.

Anuncios

3 Comments

  1. La incultura y las opiniones son gratis y esta gente hace uso de las dos cosas. La ignorancia es un grado y ellos tienen el máximo grado. Encima son malos haciendo chirigotas

  2. En primer lugar (tú has dado el permiso) te diría ingenua, pero no lo haré. Las cosas no están superadas ni muuucho menos en esta sociedad, no se si realmente se llegarán a superar nunca. El ser humano es así. Inteligente y racional. Superior a cualquier otro animal.

    El tema Cataluña tú lo has explicado muy bien, puedo dar fe que es así yo también soy de por estos lares. Los que estafan, mienten y roban, son los mismos que enfrentan al pueblo, ya sean de Madrid, de Barcelona de Valéncia o de Cuenca, y después van los otros y se lo creen!!
    Tarragona también mola para hacer turismo. Ahh y las tapas también se pagan. “La pela es la pela!! jajajajajaj

    1. Cierto… Soy una ingenua, aunque sigo sin perder la fe en la humanidad jejeje. Como bien dices, los que estafan, mienten y roban, conocen muy bien el lema “divide y vencerás” y por eso, tristemente, estamos como estamos.
      ¡Gracias por tu opinión! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s