El que siembra, recoge

Debo confesaros una cosa. Estoy muy orgullosa de la gente que me rodea. Desde que me quedé en paro, son muchos los que me han llamado para animarme o ayudarme. Mis compañeras de trabajo me han estado enviando whatsapps diciéndome lo mucho que me echan de menos. Mis amigos me han escrito para animarme y decirme que yo valgo

mucho y que en poco tiempo estaré trabajando otra vez. Mi familia se ha volcado en ayudarme a buscar trabajo. Y no solamente mi familia. Siempre hay alguien que conoce a alguien que me puede ayudar. ¿Sabéis qué significa ésto? Que el refrán “el que siembra,recoge” es totalmente cierto. Cuando te portas bien con la gente que te rodea, en el momento en el que tienes un problema, tu gente te responde muy positivamente. Y ahí es cuando descubres que estás haciendo las cosas bien, que vale la pena portarte bien con los tuyos, ayudar cuando te necesitan y sobretodo, hacerlo de corazón. Porque cuando quieres, te quieren. Y porque cuando das, recibes. Por eso hoy os doy las gracias a todos por estar ahí.

el que siembra, recoge
Huerto del Sr. Pino en sus inicios. Lo que antes era marrón, ahora es verde.

Ahora llega el momento de seguir sembrando, porque la tarea de buscar trabajo no es otra que la de sembrar y sembrar. Estoy llamando a todas las puertas habidas y por haber, dejando mi semillita para que en un momento dado salgan esos brotes verdes y llegue esa llamada que me devuelva al mundo laboral. He llamado a empresas relacionadas con mi sector, aunque no necesiten a nadie. He dado mi curriculum a amigos y conocidos para que se lo hagan llegar al amigo ese que tienen que conoce al dueño de no se qué empresa. Me he presentado físicamente en empresas y no me he ido de ahí hasta que no me han aceptado el currículum. Estoy segura que todo lo que estoy sembrando servirá de algo, porque todos me habéis demostrado que cuando siembras recoges.

Os recomiendo a todos que sembréis. Las cosas no suceden por arte de magia, sino porque uno se las curra. El sembrar es aplicable a todos los aspectos de nuestras vidas. No pretendáis tener muchos amigos si solamente los utilizáis para salir de fiesta y no estáis ahí cuando os necesitan. O no pretendáis aprovecharos de vuestra familia pidiendo favores sin ofrecer ni uno solo a cambio. Hacedme caso, yo ya he recogido lo que un día sembré.

¿Seguimos sembrando?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s